Buscar el regalo perfecto sí que es complicado. En el capítulo anterior de esta clandestina bitácora, dejé como misión pendiente la búsqueda de albricias para la señorita de copioso cabello. Es casi vergonzoso no tener ya ese tan suspirado obsequio a dos meses de su cumpleaños.

Tambieeeeeén vieeeeeene: Hoy le contamos cual es el regalo perfecto que escogimos en Teleaparato. No se lo pierda.

LEER COMPLETO >>

Hace dos meses que cumplió años (sí, hace dos meses, no me lo recuerden), días después de esa fecha salimos a ventilarnos por la calle y a comer unos helados en McDonallds. Dentro de aquella franquicia repasamos con la lengua los sabores derretidos de la fresa y compañía, y hablamos del último post: sobre la búsqueda de ese regalo perfecto. La señorita que ese día vestía de polera rojinegra, me daba algunas pistas de la forma que debería tener su obsequio.

- ¿Qué es lo que no te gustaría recibir? ¿Un cometa?
- Un cometa sería buena idea.

- ¿Qué no te gustaría recibir? -volví a interrogar.
- Un cofre. Joyería.
- Eso sí lo sabía.
- Joyería ag, ag, ag. Definitivamente nada de joyería, nada de cofres.

- ¿Maquillajes?
- (…)
- No pues muy cursi na’ que ver.
- Maquillaje… quizás sí, algunas cositas.
- Igual yo no lo regalo. (Reímos).

- ¿Qué es lo que sí te gustaría recibir?
- Es que yo quiero bastantes cosas.
- ¿Todo Estereofónica?
- Ufff…
- ¡Vaciemos Estereofónica!, ¿y La Pulga?
- La Pulga no.
- N lo dijo, “llévala a La Pulga”
- No, no sabe nada. ¡Estereofónica!

(Qué dilema. Si tan solo los regalos pudieran resolverse a la manera de mamá, cuando de niño me envolvía unos cuantos paquetes de galletas para obsequiar en las matinés de turno).

MI JEFA OPINA
Al día siguiente de esa charla en el McDonallds, salí a almorzar con mi jefa y mientras arponeábamos con el tenedor los pedazos de pescado, cotorreamos sobre el -ya prostituido- tema del regalo perfecto. La jefa dio ‘la clave’ y parece que mucho importa para una mujer “que alguien se ponga a trabajar en su regalo”.

- Puedes hacer dos cosas: una caja hecha a mano y dentro un detalle.
- O sea algo rústico.
- Algo que vea todos los días. Algo que ella guarde siempre, algo hecho a mano.

- ¿Cuál es el regalo que a ti no te gustaría recibir?
- Que me lleven a una tienda y me digan: haber escoge tu regalo. Plop. No, ni hablar.
- ¡Yo pensé en eso! dije no, es mala idea. Pero también es válido.
- Es válido para ustedes porque ya no se hacen paltas si le gustará o si no le gustará, pero le resta la emoción.
- Y también no sabes cuanto te irá a costar.

- ¿Cuál es el regalo que sí te gustaría recibir?
- Es que pensaría en mis necesidades de ese momento.

- Algo que siempre queda bien es ir a comer a algún lado. Algún lugar desconocido, o alguna comida especial.

- Pero a toda mujer le va bien que le regalen algún accesorio para su uso diario.

La jefa me cuenta de la existencia de una cajita rústica muy especial “hecha con mucho amor” pintada a mano y obsequiada a su enamorado, ahí dentro reposan todos los recuerdos que vivieron. “Y la tiene, la busca, la traslada. Es su caja de los recuerdos”. Qué pareja no tiene una caja de melosos, pacharacos y taiwaneses recuerdos.”Y si le doy algún detalle lo guarda ahí, y eso que es bien cursi”.

Con los ruidos que hacía el repolludo cocinero, con cucharón en mano golpeando la sartén, nos retiramos y yo ya tenía la idea del regalo en forma de embrión en mi cerebro.

LA AYUDA EXTERNA
La ayuda externa (comentarios que provienen de valientes lectores que vagabundean por aquí restándole minutos importantes a sus vidas) recomendó que el regalo perfecto resultaría mejor si se tratase de un poema, una cena a la luz de las velas, o fabricarle un trébol de cuatro hojas (esto último increíble). Si hay algo qué regalar, también hay cosas que recomiendan no obsequiar, como las flores.

Siguiendo con la ayuda externa, alguien recomendó buscar la manera de convencerla que puede ser feliz con lo que ya tiene (sí, todos queremos a ese lector).

Otros hablaron sobre el regalo sin motivo, sin alguna razón en particular y sin fecha especial, pues, dicen, es más bonito y mejor recibido. O el de regalar lo que yo tenga y no lo que me sobra (yo tengo tiempo libre ¿qué te parece?), o lo que ella pueda estar necesitando (la última vez que la vi, necesitaba con apremio un buen corte de cabello). Regalar algo hecho por mí mismo sin toparme con la huachafería (no hay que ser tan cursi, recomendó ese valiente lector).

HABEMUS REGALO
Fin de la búsqueda. Mis manos moldearán su regalo. La etiqueta de ‘favorito’ es un cumplido que ella debería decidir. Armé un escenario y busqué un personaje para después vendarle los ojos. Usando plumones, témperas, lápices de color y unos cuantos programas de Art Attack, realicé un pequeño corto llamado “Arlequín estatuario”. Con poco menos habilidad que el mismísimo Nopo y Gonta, el guión de ese vídeo era involucionar de una pequeña explosión de color (girada en torno a un personaje: el sacrificado Good Boy, un muñeco de porcelana), hasta llegar a la pulcritud de un escenario vacío donde el personajillo es expuesto con los ojos vendados. Talvez el peso del vídeo recae en los últimos diez segundos de edición. El soundtrack del vídeo corre por cuenta de sueco Jens Lekman con el track “Your arms around me”.

El regalo no finaliza con la exposición pública del vídeo. Hay un pequeño pack entorno al arlequín que es mejor reservarlo para cuando nos volvamos a ver las caras.

No tengo muchas disculpas para todos los que observen “Arlequín estatuario”, pero recuerden que el soundtrack es agradable. Muy probable el regalo de las entradas para ver a Travis hubiera sido mejor, pero quedó en nada. A estas alturas lo hecho, hecho está. Humo amarillo: Cenid, habemus regalo.

/////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////

001.- Este vídeo es parte del obsequio.

3 Comments:

  1. Roxana said...
    Quiero saber que màs hubo de regalo!!!
    Nadie said...
    Yo fui el que recomendo el poema, espero que le guste tu regalo.
    Otra cosa.
    ¿Cómo es que recibo e-mails con tus entradas de este blog?...¿nos conocemos?

    Me gusta el muñequito con los ojos vendados :)
    Hija de su madrecita said...
    el regalo perfecto es regalar amor uuuuu estoy muy sentimentalona creo

Post a Comment





Teleaparato que reproduce su señal de TV favorita © 2009

Peru Blogs